agenciademarcas

Por todos estos motivos debes registrar tu marca

Cuando alumbramos un nuevo negocio partimos de una experiencia conocida ya que nadie se
embarca en una actividad que no conoce. Por eso la principal preocupación es buscar un
nombre que nos permita identificarnos y destacar sobre los competidores. En unos casos,
buscando parecidos que atraigan más fácilmente a clientes y en otros, una identidad muy
diferenciada para que no nos confundan y podamos alcanzar el posicionamiento que merecen
nuestros esfuerzos para situarnos en el mercado.
En cualquiera de los casos, es tan relevante que procuramos que nuestra marca nos identifique
y, desde que adoptamos esa marca, no deseamos que nadie nos arrebate nuestra reputación y
nuestra garantía como empresa.
Por eso es tan importante registrar nuestras marcas. Son el principal motor de nuestra
facturación.
Es el “pegamento” que une la ilusión de un comienzo, el prestigio y la reputación, la calidad, el
esfuerzo por conquistar una parte del mercado, la valoración de los clientes, la significación
entre los proveedores, etc.
Quienes muestran el símbolo de registrado ®indican a los consumidores que se trata de un
signo de garantía. Que su propietario cuida y protege con el fin de que otros no lo utilicen para
engañarles.
Por eso, una marca registrada tiene un valor económico muy importante, tanto que puede
tasarse y es lo que atraerá inversiones, nuevos socios, etc. De lo contrario, de no ser de su
propiedad, es de dominio público, y podrá quedársela quien la registre.
¿Es eso lo que prefiere? ¿Qué se transmita a otro, por nada?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat